Publicaciones en la SEBAP

Arte y museos en el siglo XXI:¿ mirada propia, perspectiva internacional?

#DebateSebap con Rosa Maria Malet, Marta Gili, Pepe Serra y Ferran Barenblit

Rosa Maria Malet, miembro de la Junta Directiva de la Societat Econòmica Barcelonesa d’Amics del País (SEBAP) y directora de la Fundación Joan Miró desde 1980 hasta 2017, ha moderado la conversación entre Marta Gili, directora del Jeu de Paume, Ferran Berenblit, director del MACBA, y Pepe Serra, director del MNAC. Durante más de una hora, han reflexionado sobre el público al que se dirigen los museos, las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías para generar contenidos más accesibles y atractivos y cómo las diferentes maneras de gestionar estos equipamientos culturales repercuten en el carácter de la ciudad que los acoge.

Malet (RM) - ¿A qué tipo de público nos dirigimos? ¿Somos conscientes del público que nos visita? ¿Qué público queremos captar? ¿Ha habido un cambio notable del tipo de público que visita los museos?

Marta Gili (MG) - París tiene tantísimas instituciones, tantísimos museos y centros culturales, que era necesario encontrar el espacio que podía ocupar el Jeu de Paume, tanto en París como dentro del Jardín de las Tullerías, donde está el Museo de Orssay, el Louvre,la Orangerie, el museo de Art Décoratif, ... y grandes instituciones alrededor, como el Grand Palais. Entonces, teniendo en cuenta que el Jeu de Paume está dedicado a la imagen, no sólo a la fotografía, y la mayoría de artistas actuales utilizan imágenes, ya sean digitales, analógicas, fijas, en movimiento, virtuales o reales... Nosotros decidimos dar gran visibilidad a las creaciones de artistas contemporáneos y del siglo XX que trabajan con imágenes, en contraposición al otro lado de las Tullerías, donde se exponen los grandes maestros en el Louvre. El público del Jeu de Paume es local (sólo el 20% de los visitantes son turistas), joven y con un intercambio internacional muy importante. En contraposición a la mayoría de museos de París, que están pensados para un público turista, ocasional.

Pepe Serra (PS) - El MNAC tiene un 50% de público local y un 50% de extranjero. Pero la cuestión del público que nos preguntabas remite a cuál es el sentido del museo en la actualidad. Hoy en día, EL público ya no existe. El público es un millón de minorías existentes, y por tanto, el museo ya no tiene que tener una actitud paternalista hacia el público, sino que debe ser un lugar de encuentro, un conector entre los visitantes. Y en este sentido, ¿Qué debe hacer un museo? Mezclar puntos de vista, clases sociales, fomentar el debate, generar preguntas en lugar de dar respuestas. El museo debe ser para todos, es una institución de servicio público y, por tanto, que nos utilice todo el mundo para lo que quiera. En el caso del MNAC, nos estamos retirando para dejar que pasen cosas. Este año 2018, de la montaña de cosas que hemos hecho, una pila importante no las hemos decidido nosotros, las ha hecho un tercero en nuestro país. Sin embargo, creo firmemente que todavía el público más grande de un museo es el no-público. Los museos aún tenemos barreras sociales, como el precio, pero no el más importante; sino la idea de museo como un lugar académico, con un solo relato que debe obedecer, que nunca cambia de disposición,... Creo que los museos hemos estado varios años rechazando gente. Por lo tanto, aquí está la gran revolución, que si no la hacemos, acabaremos siendo almacenes. En este país, tenemos que hacer un gran esfuerzo para generar público joven, como tan bien hace el Jeu de Paume, con convenios con escuelas.

Ferran Barenblit (FB) - Para mí hay una cuestión previa al público y es a quien le rendimos cuentas, cuál es nuestra circunscripción, cómo nos constituimos como museo? El público es quien efectivamente viene al museo pero nosotros con quien nos relacionamos de verdad es con aquellos que no venden, los que nos dan legitimidad para constituirnos como institución y los que forman realmente el espacio social en el que nos movemos y relacionamos. Es decir, para mí es mucho más importante de qué manera el museo responde a las expectativas, necesidades y deseos de una sociedad y cómo se configura todo ello dentro de la institución. Por lo tanto, es más importante que en una sociedad haya diversidad cultural que el número absoluto de visitantes. Dicho esto, el MACBA tiene entre un 35% y un 40% de público local, actualmente. Y el público está constituido por personas, individuos, con historias diferentes y que vienen a buscar cosas diferentes dentro del museo. Para mí, lo importante no es tanto lo que encuentran sino cómo lo encuentran. En este sentido, el más insignificante elemento de nuestro trato como institución desvela mucho qué tipo de institución somos y de qué manera podemos dar respuesta a las expectativas de los visitantes.

RM - ¿Cómo creen que tenemos que ofrecer el contenido de los museos para que sea atractivo y accesible a un público amplio y heterogéneo, teniendo en cuenta las nuevas herramientas de comunicación y difusión que tenemos al alcance?

MG - Okwui Enwezor, director de la Hausder Kunst, dijo hará unos meses en una mesa redonda organizada por la Tate Modern, que llevaba por título Who do you think you are ?, que 'los museos son construcciones políticas, sociales y económicas que tienen ángulos muertos y que se deben cuidar porque sino, estos pueden fragilizar cualquier narrativa y programación'. Yo encuentro totalmente acertada esta afirmación y, precisamente, en el Jeu de Paume trabajamos estos ángulos muertos para hacerlos materia prima en la generación de contenido. Estos ángulos muertos son espacios que si no los miras te puedes repetir o bien caer en populismos,... Por ejemplo, un ángulo muerto del Jeu de Paume era la banalización de la fotografía y, por ello, hemos trabajado con artistas que a través de la fotografía muestran lo invisible. Otro ángulo muerto que hemos trabajado es la programación de mujeres artistas. Actualmente tenemos un 50% de mujeres artistas en la programación de exposiciones, actividades, conferencias, seminarios, etc.

PS - Nosotros, en actividades y comisariados, sí estamos en paridad absoluta. Pero es verdad que hay margen de mejora y la perspectiva se puede ofrecer. Aparte, creo que el museo, fundamentalmente, debe ser crítico y, por tanto, también lo serán los contenidos que éste ofrece. El museo puede ser una gran fuente de recursos y generar una cantidad enorme de contenidos que estén al alcance de quien los quiera, pero lo que no puede hacer es imponerlos. Nuestro contenido debe ser capaz de desvelar inquietudes. Cuando esto ocurre, se producen cosas que no controlamos. Y en este punto, utilizando las nuevas herramientas que ofrecen las nuevas tecnologías, deberíamos ser un repositorio de experiencias de terceros para ofrecer nuevos puntos de vista. Y para terminar, quisiera decir que, desde mi punto de vista, hay un error en la división del tiempo, ya que todos los museos son contemporáneos, porque las experiencias de valor añadido que reclamamos pasan hoy. Por lo tanto, el punto de vista siempre debe ser contemporáneo.

FB - Son muchas décadas de establecer la función de un museo como un repositorio de un saber superior que excluye al visitante, que divide entre 'los que sabemos y los que no saben'. Y también son muchas décadas de invitar al público a venir al museo a reconocer y no a conocer. Y esto es el resultado de una cultura, que tiene que ver con la visualidad contemporánea, en la que la adquisición del conocimiento puede ser rápida, inmediata y consecuencia de una necesidad de apropiación temporal de lo que estamos viendo. Entonces, tenemos que insistir mucho en que estamos generando un conocimiento, conjuntamente con nuestra audiencia, que va más allá de lo que las obras transmiten. Es un conocimiento que genera posicionamientos críticos, que abre espacios de diálogo, extremadamente complejos pero muy enriquecedores cuando existen.

 RM - Ya que estamos en la SEBAP, institución que trabaja por el desarrollo de Barcelona a través de la generación de espacios de debate, ¿cuál creen que debe ser el papel de los museos en una ciudad como Barcelona?

MG - Estoy muy de acuerdo con los conceptos del 'espectador maltratado' y el 'espectador emancipado' descritos por la filósofa Marie Josée Mausain. Los museos debemos formar el espectador del futuro, un espectador emancipado, que entiende que la acción de ir a un museo debe generar conocimiento y pensamiento crítico. Pero el museo también debe ser productor de deseo y, por tanto, debemos equilibrar nuestras producciones para atraer diferente tipo de público.

FB - El museo debe ofrecer al público lo que no viene a buscar, debe sorprenderlo, interpretarlo.

PS - La ciudad debe ser atractiva y, como siempre dice el artista Franc Aleu, tiene que trabajar para una sociedad compulsivamente consumidora de cultura. Creo que la ciudad no utiliza suficientemente los museos. Somos un recurso potentísimo para la ciudad para afrontar todos los retos que tiene la ciudad: inmigración, norte-sur, género, etc. Somos espacios de educación, de debate, de empoderamiento, de acogida.

Art i museus al segle XXI: mirada pròpia, perspectiva internacional? from Amics del País - SEBAP on Vimeo.

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúas navegando estás aceptándola.  
Política de cookies +