Publicaciones en Amics del País

2014, encrucijada de caminos hacia un futuro incierto

Transcripción de la conferencia pronunciada en el acto solemne de la entrega de los Premios Anuales de la SEBAP celebrado en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona, por del filósofo y periodista Josep Ramoneda:

El año pasado, cuando hice unas notas que me pidió Miquel Roca sobre cómo había sido este año que terminaba, lo puse bajo la advocación de la idea de transición. Claro, la idea de transición en este país tiene grandes connotaciones -en Miquel Roca lo sabe mejor que nadie-; en pasamos una, ahora estamos hablando de otra aquí. Pero yo creo que, finalmente, dándole vueltas, probablemente la transición, sobre todo a partir de la revolución industrial, en el que todo se aceleró, tal es el estado natural de estar en el mundo que nos corresponde. Lo que pasa es que hay una cierta voluntad, cierto deseo, de encontrar puntos de equilibrio que den ciertas referencias, una cierta comodidad, que no den la sensación de que todo está moviendo permanentemente. Y eso es lo que hace que de vez en cuando pensamos 'bueno, ya hemos encontrado un orden que más o menos funciona'. Pero si pensamos bien, estos órdenes son bastante más efímeros de lo que parece; nos parecía que salíamos de un orden imponente, que era del orden de la guerra fría, en la que todo estaba perfectamente previsto y sabíamos perfectamente cada uno qué hacer en cada momento y hasta dónde podía llegar y hasta donde no podía llegar. Aquí, salimos de un orden regido por el franquismo, construimos otro orden que ha tenido una estabilidad suficientemente grande -antes lo comentàvem-, y este nuevo orden, que ahora tenemos la sensación de que está en convulsión, pues todo tiene más de treinta años. Es decir, que las cosas pasan y cambian mucho más deprisa de lo que parece. Y probablemente nos tendremos que acostumbrar cada vez más.

¿Por qué? Pues porque especialmente los grandes cambios tecnológicos están generando una realidad que hace que las cosas vayan más deprisa que las ideas, y tenemos que correr detrás; tenemos que correr detrás para poder dominar, porque en el fondo la razón por la que estamos aquí es porque las tecnologías no nos dominen a nosotros, sino que nos sirvan de prótesis para poder dominar mejor el espacio en el que estamos y poder por tanto, todos juntos, vivir mejor. Si las tecnologías nos comen, como en cierto modo preconizaba, o preveía Heidegger, pues acabaremos muy mal. Si no somos capaces de que los instrumentos sean instrumentos a nuestro servicio ... Ahora, claro, eso exige unas capacidades y unas responsabilidades de altísimo nivel. Yo haré unas pinceladas de arriba abajo, porque me parece que no hay ningún problema que no tenga que mirar con perspectiva global hoy. El mundo se ha hecho definitivamente pequeño y las cosas que pasan en una punta, aunque nos cueste entenderlo y asumirlo, aunque seguimos siendo muy locales y nacionales, nos afectan, nos impactan y, además, contaminan. Hay aires, vientos, que circulan constantemente de una dirección a otra. Pues empezaré por global para ir bajando en Europa y acabar en Cataluña...

[Para leer íntegramente la conferencia, descargue el archivo PDF / en catalán]

Descárgalo
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúas navegando estás aceptándola.  
Política de cookies +